Cada vez es más evidente que los códigos QR han llegado para quedarse y, aplicados a los libros y revistas nos ofrecen un nuevo campo de funcionalidades extraordinario. Su potencial radica en la posibilidad de ampliar contenidos, tanto si son insertados en la portada, lomo o contraportada, como en el interior de la publicación, complementando las limitaciones del papel con las posibilidades de la edición digital. El reto lo tenemos ahora en crear contenidos de calidad que verdaderamente aporten valor al lector y hagan que merezca la pena el esfuerzo de escanear. ¿Te animas a probarlos?

El código QR en libros y revistas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *